Translate

Sígueme

Buscar este blog

martes, 18 de febrero de 2014

¿Qué forma tiene la Ciudad Imperial del Cusco?

Cusco tenía la forma de un puma que se recostaba sobre el lecho del lago Inkill 

Manuel Chávez Ballón (arqueólogo).

La directora del Museo Histórico Regional del Cusco, Ana María Gálvez, ha iniciado una polémica de carácter histórico al sostener que luego de diversos estudios arqueológicos y etnológicos, la forma de la Ciudad Imperial no es la de un puma, sino la de un animal también mítico, el Qoa, una especie de gato silvestre.
Las afirmaciones de Ana María Gálvez  pone en debate una teoría sustentada durante décadas por uno de los más conocidos investigadores, el doctor Manuel Chávez Ballón, quien concluyó al realizar una serie de estudios  y escritos de cronistas que el “Cuzco tenía la figura de un majestuoso puma que se recostaba sobre el lecho seco del antiquísimo lago Inkill”.
Así se sabe que su cabeza de piedra se apoyaba en la colina de los halcones y estaba formada por la fortaleza de Saccsayhuaman. Sus colmillos afilados en punta de lanza hacían el aguerrido relieve de la primera muralla de la plaza y sus pupilas fulgurantes eran los torreones recubiertos con planchas de oro que brillaban al sol.
Sobre su lomo gigantesco corre hasta hoy el Tullumayu, llamado “río de huesos” porque mojaba las vértebras del dios, cuyas zarpas afelpadas se cerraban sobre otro río milenario, el  río Saphi. Su cola concluía en una calle que todavía conserva su viejo nombre indio, Pumaq chupan (cola del puma).
La antropóloga Ana María Gálvez dijo que la inquietud por establecer si Cusco era una ciudad puma o una ciudad Qoa nació en el año 2006, luego de que se realizaran excavaciones en el sector de Salanniyoc, en el parque arqueológico de Sacsaywamán, lugar donde se encontró una pieza lítica denominada por los especialistas, Mayu Puma, quienes también en base a una serie de indagaciones han constatado que la silueta arquitectónica del Cusco no sería de un puma, sino del felíno mítico Qoa.
El etnólogo Héctor Espinoza sostiene también nuestro trabajo e indica que esta imagen lítica es del Qoa y no del puma, el mismo que es conocido en las mesetas de la costa como Osqollo y en el Titicaca se le conoce como Titi-Michi, un animal mítico.
El Qoa es una especie de gato silvestre, que en el mundo andino es uno de los dioses de las lluvias y el granizo y en el mundo occidental lo conocemos por su nombre científico Leopardus Colocolo. Éste aparece en muchos testimonios arqueológicos no sólo recientes, sino desde la antigüedad, en culturas preincas.
El cronista mestizo Juan Santa Cruz Pachakuti Salkamaywa afirmó que en el altar del Qorikancha aparece el mítico Qoa, un animal que lanzaba fuego por los ojos y los antiguos peruanos lo han vinculado a las lluvias y al granizo.
Estoy revisando los estudios de la alemana María Reiche y al parecer una de las líneas de Nazca que erróneamente se le considera como del “perro cagador”, no sería tal sino el Qoa, dios mítico de los antiguos peruanos que arrojaba granizo destructor al momento de cagar. Esto significa que estos avances serían importantes hitos en el desarrollo del conocimiento de nuestros pueblos originarios y ancestrales.
Al parecer, la mayoría de los estudios se han hecho tomando en cuenta la historia europea. Guamán Poma de Ayala explica que en las entradas del Qorikancha habían dos leones (es decir pumas andinos). Posteriormente, El mismo Garcilaso de la Vega hace importantes referencias al Qoa, cuando se refiere a la Ciudad del Cusco.
Con el arqueólogo Miguel Colque venimos avanzando un libro sobre el Qoa y su importancia en la cultura inca y preinca.
En este trabajo que tiene un avance mayor al 60 %, aparecen más hallazgos que sustentan y colocan al Qoa como una deidad, una entidad mítica, mucho más que el puma.
También se sabe que muchas culturas lo colocaron en piedra, en cerámica, en pintura mural. Si no fuese importante no habría sido considerado en tantos lugares.
Finalmente, las líneas quebradas que existen en el Saqsaywaman serían los rayos del Qoa, pues se identifica a este animal con el granizo y la lluvia.
Yo espero que la ciudadanía cusqueña acoja con interés estos estudios, que el debate se abra como flores en primavera y logremos un consenso sobre el verdadero origen del trazo de la ciudad del Cusco y con mayor razón que sea de un animal mítico, como es el Qoa. 
Por: Adelayda Letona García

Fuente: RPP
(Todos los créditos a sus autores)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Historias del auto sacramental más antiguo del Perú: La adoración de los Reyes Magos de San Blas

Si bien es cierto no tan antiguo como la adoración de los Reyes que se celebraba en el desaparecido Balcón de Herodes cerca del templo de ...