Translate

SIGUEME

Buscar este blog

miércoles, 17 de enero de 2018

Templo de Santiago Apostol de Urcos

Urcos ubicado a 3175 msnm es nada menos que la capital del Distrito de Quisipicanchis y se ha convertido hoy en día en un punto importante dada la nueva ruta del Barroco Andino promovida por la Compañía de Jesús, el circuito comprende los hermosos templos barrocos del Canincunca ubicado cerca de la laguna de Urcos, el templo de Huaro y la ya tan famosa iglesia de Andahuaylillas.


Lo primero que llama la atención de este templo en sus exteriores es que al igual que los templos de la ciudad del Cusco esta construido tanto su fachada como la torre en piedra, destacan sus tres arcos de medio punto de ladrillo sostenidos por columnas dóricas, en la parte superior de la fachada hay cinco arcos similares a los del nivel más bajo pero menores en proporciones, desde donde se evangelizaba a la población indígena de Urcos.



El campanario tiene ocho ventanales de piedra y recuerda mucho al estilo de torres de las iglesias de la ciudad del Cusco por su sobriedad.



Algunos detalles de los remaches de la portada del templo que siguen también estilos de templos cusqueños de la época.


Detalle de los artesonados a la entrada del templo


Detalle de pintura mural situada a la entrada del templo que muestra a una virgen con típicas características propias del barroco cusqueño.



El interior del templo contrasta fuertemente con el exterior y su arquitectura, saqueado el 2004 por robos sacrilegos de sus lienzos y con un altar republicano bastante austero apenas muestra algunos vestigios de las pinturas murales que parecen haberlo adornado alguna vez.


En uno de los altares se puede apreciar algunos detalles de las bellas pinturas murales que se han perdido con el paso de los siglos.



Tan solamente debajo del sotocoro se pueden apreciar lo que ha quedado de las antiguas pinturas murales que al parecer al igual que en Cnaincunca decoraron alguna vez este templo colonial.



Juan el bautista, dándole el sacramento a Cristo, se puede apreciar un Guacamayo en la parte inferior de esta pintura mural.


En el Baptisterio se puede apreciar todavía restos de las hermosas pinturas murales que adornaron alguna vez este bello templo, destaca sobre manera la imagen de Juan el Bautista dándole a Jesús dicho sacramento.


Este tipo de pintura mural se parece mucho a las que se aprecian en la totalidad del templo del Canincunca muy próximo al de Urcos, se puede apreciar ribetes de pan de oro que asemejan el papel tapiz, es una lastima el corroborar como con el paso de los siglos se ha perdido y se sigue perdiendo tanto de nuestro legado patrimonial y artístico en el Cusco, por la desidia y por no saber valorar la riqueza de lo que poseemos. 


Más adelante estaré mostrando un completo recorrido por la ruta del Barroco Andino y mis visitas a los templos de Canincunca, Huaro y Andahuaylillas, esto es apenas el inicio de la ruta, teniendo en cuenta que la visita a esta iglesia no está comprendida en dicho tour.

Historia de las Calles del Cusco: Calle 7 Cajones (Mantas)




Seguramente muchos ya han escuchado las historias de las siete calles del Cusco que comienzan por ese número, el "siete", pero la verdad es que eran ocho calles cusqueñas que comenzaban en dicho número.

Tal es la historia de la Calle "Siete Cajones" o Calle de las Cajonerías a la cual la gente llamaba así por las estrechas tiendas que se encontraban abastecidas por el comerciante Diego Sillerigo, fue dicho personaje quien puso en venta las famosas Mantas de vapor de seda que a la postre le cambió el nombre a esta calle desde el año de 1744 al que ya conocemos todos hasta hoy: "Calle Mantas".

martes, 16 de enero de 2018

Historia de las Calles del Cusco: Calle Lloclla (Calle Avenida)






"Lloclla" es una palabra del quechua que significa: afluencia repentina y violenta de agua e inundación debido a una crecida.

La Calle Lloclla está ubicada en la antigua parroquia de Naturales o Parroquia de San Pedro en la época de la colonia española, fue bautizada por la plebe con este nombre a este angosto jirón de tres cuadras ya que en época de lluvias se convertía en un arroyo que desembocaba en la Calle Hospital.

Hoy en día simplemente se le conoce como Calle Avenida Alta y Calle Avenida Baja.

Por se una parroquia de naturales San Pedro siempre albergo gente humilde, y fue el terremoto de 1950 que particularmente se ensaño con esta zona del Cusco actualmente más descuidada que otras zonas mucho más turísticas.

Historia de las Calles del Cusco: Calle Pampa del Castigo (Pampa del Castillo)





Foto referencial de Internet (Todos los créditos a sus autores)

Pampa del Castillo, mal llamada de esa manera es una Calle que comunica la Calle Inti K'ijllu o Callejón de Loreto con el antiguo Qorikancha hoy Templo de Santo Domingo del Cusco, su nombre lo debe a que Francisco Pizarro trasladó la horca de la Plaza principal a la pequeña plaza que hoy erroneamente llaman Pampa del Castillo que en esa época llamaban "Haccaypampa" o pampa donde se llora o "Pampa del Castigo" porque pasó a ser el lugar ahorcaba a los sentenciados.

Hoy en día Pampa del Castillo es una de las calles donde se puede degustar el tradicional chicharrón cusqueño aunque los locales de esa Calle no gozan precisamente de muy buena fama.

Real Colegio de San Francisco De Borja



Fuente: Imagen referencial de Internet.

El proyecto de fundación de colegios para hijos de caciques nació inmediatamente después de la conquista española como consta en documentos de Fray Vicente Valverde primer obispo del Cuzco. Para lo cual obtuvo un permiso Real en 1535 para fundar un colegio cerca de la catedral con el fin de formar un nuevo clero indígena que supliera la falta de misioneros y maestros de la doctrina españoles.

Hasta el año de 1549 las guerras civiles evitarían que prosperase cualquier iniciativa de tipo administrativo para tal efecto. A principios de la década de los años cincuentas de ese siglo todavía se pensaba que los hijos de caciques bien educados podrían ser buenos doctrineros, hasta que en 1552 el primer concilio de Lima terminó por prohibir la ordenación de indígenas.

En 1569 el Virrey Francisco de Toledo consiente de la necesidad de "extirpar idolatrías" y de la influencia de los caciques sobre sus indios decidió poner en marcha la fundación de colegios reales donde fuesen educados en "cristiandad y policía".

El 2 de Diciembre de 1573 el Virrey Toledo recibiría la orden del Rey de España para fundar los colegios reales en el Perú. Dada la buena relación del Virrey con los Jesuitas propuso encargarles la dirección de los colegios dada su buena reputación de educadores.

El Rey Felipe II el año de 1576 aprobó la decisión del virrey a través de una carta la fundación de dos colegios uno en Lima y el otro en el Cusco.

Entre 1576 y 1577 se elaboró un reglamente que fue enviado a la Santa sede para su revisión a pesar de que existía reticencia de que la Compañía se hiciese cargo de tal tarea.


Virrey Francisco de Toledo (Imagen referencial de Internet todos los créditos a sus autores)


Virrey Esquilache (Imagen referencial de Internet todos los créditos a sus autores)


Cuarenta años más tarde el Virrey Esquilache fundó por fin los dos colegios proyectados por el virrey Toledo y bajo el mandato del Rey Felipe III. La situación de los Jesuitas había cambiado en estos cuarenta años ganando la voluntad de muchos en la alta sociedad peruana teniendo control,de los estudios superiores de buena parte de la juventud española y criolla en sus tres casas de Lima y en el Colegio San Bernardo del Cusco.

Se compraron las casas en 1621 que habían sido de García Pérez de Salinas detrás de la catedral y luego en 1644 se compraron las casas de Don Fernando Cartagena y Santa Cruz y Sebastiana Maldonado para finalmente trasladarse a una casa que había servido de Palacio episcopal comprada a Juan Laso de la Vega y que quedaba frente a la casa del Almirante.

Una vez comparada la casa seis hijos de caciques y segundas personas tomaron posesión de ella ritualmente en presencia del corregidor, y del  Luis Salazar, esta ceremonia fundaba oficialmente el colegio a nombre del Rey En la toma de posesión de la casa los jóvenes iban vestidos con las insignias que manda la provisión y se puso encima de la puerta principal de la casa un lienzo con las armas de su majestad en medida provisoria mientras se realizaba el escudo en piedra. 


Dintel del Real Colegio de San Francisco de Borja del Cusco, se aprecian dos escudos y el símbolo de los Jesuitas en el centro, a la izquierda el escudo de armas de Castilla y León y a la derecha el escudo del Colegio.

Fuente: Gisbert 2004 (Todos los créditos a sus autores)


Escudo Inca del Colegio San Borja en Cusco con la mascaipacha en el centro.

Fuente: Gisbert 2004 (Todos los créditos a sus autores)

Todos los textos extraídos de: La educación de élites indígenas en el Perú (Monique Alaperrine Bouyer), todos los créditos a su autora.

Este fue uno de los únicos dos colegios reales para hijos de caciques de Nueva España, pocas veces reparamos en la importancia de cada sitio histórico de nuestra ciudad, fue aquí donde estudió también José Gabriél Condorcanqui Tupac Amaru II quién lideró la revolución más grande de América antes de los procesos libertarios de Simón Bolivar y San Martín.

El real Colegio de San Francisco de Borja subsistió hasta después de las expulsión de los Jesuitas en el Cusco, hasta que en 1825 Simón Bolivar lo fucionó con el Colegio de San Bernardo fundando el Colegio Nacional de Ciencias y Artes del Cusco.

lunes, 15 de enero de 2018

Historia de las Calles del Cusco: Calle Cabracancha




La historia de esta Calle definitivamente tiene que ver con los caprinos en Cusco.

La Calle Cabracancha o "Cercenado de Cabras"comunica las Calles San Agustín y Tullumayo, recibe este nombre dado que un comerciante judío tuvo el primer rebaño de cabras importadas llegadas al Cusco que criaba en su casa en ese callejón 

Contaban los vecinos de aquel entonces que en las noches de Luna Nueva a media noche la pared derecha que forma esquina con Tullumayo se iluminan reproduciendo hechos remotos de las era Inca que desaparecen con la luz del alba.


domingo, 14 de enero de 2018

Historia de las Calles del Cusco: Calle Tambo de Montero



Según una tradición el nombre de la Calle está relacionado a una antigua casa conocida como el Tambo de Montero, el año de 1643 vivía en aquella casa un mercader europeo llamado Pedro Montero de Espinosa, reuniéndose en su casa muchos amigos de este.

La casa no presentaba otro aspecto que el de un camal o una hostería y cuenta la tradición que siempre en la puerta se encontraba un pernil de jamón, un relleno descomunal o una sarta de salchichones pimentosos todas ellas golosinas codiciadas del paladar europeo.

La gente del lugar afirmaba que se reunían en el lugar los judíos de la ciudad y otros más sagaces afirmaban que era una verdadera sinagoga donde siguiendo el rito hebreo rendían culto religioso cosa grave en aquel tiempo, y motivo de persecución religiosa.

Las voladas llegaron a tal que se afirmaba que  en las ceremonias realizadas los días viernes se flagelaba una imagen de Cristo.

Se afirma que una pequeña capilla fue levantada en honor a dicha imagen la cual fue luego trasladada al templo de Santo Domingo y en la puerta de dicha vivienda se podía leer la siguiente inscripción;

"En este obscuro, lóbrego sitio del Tambo. Padeció nuevamente nuestro Redempr... Jesús repetidas veces al profundo silencio de la noche  por el bárbaro Infame, Sacrílego Montero que en la duodena turba de su judaica perfidia probó largamente su crueldad la divina paciencia hasta que se traspuso el lugar Sagrado de Jerusalém. En este santuario donde gusta escuchar atento la aclamación de nuestras rendidas súplicas y llevarnos  por esta senda del centro de su gloria."

Tan graves acusaciones religiosas no tardaron en llegar a las autoridades civiles y eclesiásticas comprometiendo a Montero y poniendo en peligro su propia vida.

Cierto día se llenó el Tambo de alcaldes y alguaciles enviados por Jerónimo de Leyva, Gobernante del Corregimiento del Cuzco mandado por el Virrey de Mancera. Apresando a Montero y los que creyeron sus cómplices confiscando sus bienes a favor de la Corona Española y el desgraciado mercader fue remitido a Lima para ser juzgado por el tribunal del Santo Oficio.

Dice la tradición que fue encontrada la imagen del redentor que por la viveza y naturalidad de sus llagas parecía recientemente haber sido sacada del taller de escultura, disciplinas con púas de fierro  y otros instrumentos de tortura, así mismo las paredes y el pavimento mostraban huellas frescas de sangre indelebles mientras no fueran castigados los criminales autores de tal desacato.

A su vez Tambo de Montero esconde un escondido culto a la extraña imagen del "Niño Compadrito", que no es otra cosa que una calavera profana cuyo culto ha tratado de ser prohibido y vetado por la Iglesia Católica.

sábado, 13 de enero de 2018

Historia de las Calles del Cusco: Calle Consevidayoc


Esta calle está muy ligado con el claustro de las madres Clarisas del Cusco, ya que el acceso principal del monasterio se encuentra por esta calle, muchos de los locales comerciales de una de las veredas de la misma son alquilados por la misma orden.

El origen del nombre de esta Calle se remonta al año de 1592, la historia cuenta que en la casa del conquistador Don Juan de Ingunza, el cual  convivía con una india recién cristianizada; un cierto día entró una mula cargando un cajón a cuestas, el animal alborotado era difícil de controlar pero la india logró tranquilizar al animal y al abrir el cajón se dio con la sorpresa de que había una virgen en su interior, lo cual fue buen motivo para una fiesta en la casa del español, dicha imagen fue luego donada al convento de los Franciscanos.

viernes, 12 de enero de 2018

Historia de las Calles del Cusco: Calle Ccachu Chuño (Camberos - Unión)





El Cusco guarda historias de calles vetustas, llenas de tradiciones y anécdotas esperando ser relatadas, tal es el caso de la Calle Ccachu Chuño hoy conocida como Calle Unión.

Cuenta la historia que ya en el siglo XVIII llegaron al Cusco tres hermanas de Juliaca de nombres Anita, Julia y María mujersitas de buena presencia y acostumbradas al "toma y daca"; las cuales alquilaron una tienda que fuera surtida con escasas mercaderías, dedicándose ellas secretamente a la elaboración de mistela de orujo de uva motivo por el cual eran atraídos al son de cánticos de arpas los devotos de Baco y Venus que les dejaban buenas ganancias pecuniarias.

En cambio las puneñas tenían que soportar los insultos de las esposas y convivientes de los consumidores de la mistela y manzanas, acabando por encerrarse en su tienda.

Un día Anita y Julia salieron a media calle, tirándose de las trenzas y peleando celosas por las caricias de cierto casado; Anita grito diciendo: "Ccachu Chuña bandida", "sucia", ¿Porqué me quitas a mi marchante?, a lo cual contestó la mayor con puñetazos y bofetadas gritando: "También tu eres Cachu Chuña, perra, traicionera; ese hombre es mio solamente".

Desde entonces viene a llamarse Calle "Cachu Chuño" aunque está anotado en el antiguo plano del Cusco como "Calle Camberos" porque en el reparto de solares, el capitán Garcilaso y Juan Camberos, favoritos de Francisco Pizarro obtuvieron sitio en esa calle. La casa del Soldado esta ubicada a la entrada de la Calle y la del capitán se encuentra al medio de la misma, el que fue padre del conocido Inca historiador.

En la actualidad la calle recibe el nombre de Calle Unión.

Historia de las Calles del Cusco: Calle Conquista

Esta es una calle poco recordada en la actualidad, aunque se trata nada menos que del antiguo camino Inca (Capac Ñam) que salía desde la plaza de armas del Cusco hacia el Chinchaysuyo, todavía guarda muros Incas y la canalización de aquel entonces, es un callejón que comunica la Plazoleta de Santa Ana con la primera cuadra de la Calle Sapi. Por esta calle entraron las tropas de Francisco Pizarro al Qosqo aterrorizando al pueblo con caballos y armas de fuego que los Incas no conocían hasta ese entonces. Pizarro pudo ver desde aquí la vista de los palacios Incas y la gran plaza o Aucaypata así como los recintos y canchas Incas del Hanan y Hurin Qosqo, misma visión que fuera transformada en lo que hoy tenemos entre templos católicas y casonas españolas construidas sobre los restos de aquella ciudad imperial que se esfumara en el tiempo para no volver.

Calle Conquista realmente le hace honor a su nombre, tras el paso marcial de los caballos españoles, las herraduras sobre el piso de piedra incaico, el olor de la pólvora y su estruendo, el Qosqo Inca, nunca más volvería a ser el mismo, pocos lugares en el Cusco tienen quizás ese carácter de punto de inflexión en la historia de la ciudad, la visión que captaron los conquistadores de aquellas ciudad capital de los Incas se iría para nunca más volver, el tiempo del señorío de los Incas ha pasado, el tiempo de España y sus colonias de ultramar empieza en ese preciso momento de la historia.








miércoles, 10 de enero de 2018

Historia de las Calles del Cusco: Tecsecocha


La historia de la Calle Tecsecocha tiene un origen Inca antiguamente llamada Tthicsiqqucho que significa rincón ladeado, así mismo no faltan estudiosos que afirman que en esa calle pudo haber existido una laguna o Cocha.

Tecsecocha es una Calle que conecta o articula la Calle Tigre con la Calle Amargura y la Calle Huaynapata.

Templo de Santiago Apostol de Urcos

Urcos ubicado a 3175 msnm es nada menos que la capital del Distrito de Quisipicanchis y se ha convertido hoy en día en un punto importante...